Artrosis y ejercicio físico

La artrosis, es la enfermedad reumática más frecuente,

debemos considerarla, como un proceso de envejecimiento natural del cuerpo, siempre y cuando, ésta, aparezca correlacionada con la edad. Es producida por el desgaste del cartílago de la articulación (un tejido que hace de amortiguador protegiendo los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de la misma), lo que provoca que los huesos se muevan “uno contra el otro”, causando fricción, dolor, hinchazón, y pérdida de movimiento en la articulación. Con el tiempo, la articulación llega a perder su forma normal, pudiendo llegar a crecer espolones en la articulación.

Otras causas que favorecen la aparición de artrosis son: malas posturas, cargas excesivas en el trabajo, exceso de peso e incluso desajustes en la alimentación.

La artrosis puede afectar a cualquier articulación del cuerpo. No obstante, las más frecuentes son la artrosis de la columna vertebral que suele afectar al cuello (cervicales) y la zona baja de la espalda (lumbares). Las personas con artrosis lumbar suele quejarse más al inicio del movimiento, ejemplo al levantarse de la cama o de la silla, y no tanto cuando caminan durante un rato. Cuando la artrosis es cervical, manifiestan un dolor en el cuello que irradia hacia los músculos trapecios, con rigidez de los músculos del cuello y movimientos limitados principalmente en rotación de la cabeza, incluso acompañados de crepitaciones. La artrosis de cadera, rodilla y manos son también muy frecuentes, apareciendo a partir de los 50 años.

Habitualmente el tratamiento conservador suele ser la primera elección. Existen unas normas útiles como: una adecuada ergonomía en el trabajo, adelgazar, realizar actividad física suave como caminar o nadar, prescripción de algunos medicamentos en fase aguda recomendados por su facultativo (antiinflamatorios y analgésicos por ejemplo).

El tratamiento quirúrgico suele ser la última alternativa y sólo cuando los síntomas son importantes y las actividades cotidianas están muy limitadas.

Existen publicaciones serias que demuestran como un buen programa de fisioterapia hace disminuir la sintomatología y aumentar la funcionalidad.

El objetivo de la fisioterapia  se dirige hacia intentar equilibrar el cuerpo. Mediante movilizaciones pasivas, se quiere favorecer la circulación a nivel vascular y linfático. Es importante dar movilidad a las articulaciones para que se lubriquen y se relajen.

NATACION

A continuación, os ofrecemos algunos consejos de cómo realizar un programa de prevención ó un tratamiento conservador para evitar la progresión.

En primer lugar, cabe destacar que el reposo sólo está indicado en episodios agudos de dolor entre 24-48h. La inmovilización prolongada, por contra, no está recomendada ya que favorece la progresión de la artrosis, tan sólo con ejercicio regular 3 o 4 veces a la semana disminuye la evolución del proceso y mejora los síntomas.

No olvide que debe utilizar ropa cómoda con calzado blando de suela de goma y amplio y completamente cerrado (evitar sandalias o zapatos destalonados).

Se recomiendan principalmente ejercicios aeróbicos, ejercicios de fortalecimiento y flexibilización.

Es recomendable realizar ejercicio aérobico durante 30-40 minutos al día, con descansos intermedios, conviene previamente calentar durante 5 minutos y realizar estiramientos 5 minutos tras la sesión. La frecuencia cardíaca mantenida debe ser de entre el 60% al 80% de la frecuencia cardíaca máxima (FCmáx= 220-edad en años).

Los ejercicios más recomendados son: caminatas sobre terrenos blandos, natación, baile, ejercicios acuáticos y paseos suaves. Se deberán evitar todo tipo de deportes de contacto que puedan provocarnos traumatismos (como por ejemplo, el fútbol).

Por otra parte, se deberán realizar ejercicios de potenciación muscular, aquí se incluyen los ejercicios isométricos (no hay movimiento) y ejercicios isotónicos (si hay movimiento) libres o contra resistencia. Se deberán realizar de 10 a 20 veces, manteniendo la posición unos 5 segundos.

A continuación, os incluimos una tabla con los ejercicios indicados para artrosis de cadera y rodilla (las más habituales).

EJERCICIOS ARTROSIS RODILLA

EJERCICIOS PARA ARTROSIS DE CADERA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: